Grúas Cerezo

Información Técnica Reclamaciones Contacto Inicio

Historia

 

Más de veinte años lleva la entidad trabajando y esforzándose por ofrecer el mejor servicio y una de las mejores alternativas en cuanto a venta, alquiler, mantenimiento y asesoramiento en el por todos sabido difícil y particular campo de la grúa torre.

A lo largo de este tiempo, esta firma familiar que ha incorporado en la actualidad a su segunda generación ha conseguido una creciente proximidad con sus clientes, mediante los cuatro puntos de servicio existentes en las cuatro provicias de Catalunya.

Antonio Cerezo del Rey se inició en la metalúrgia con un curso en la Universidad Laboral de Córdoba de FPA, obteniendo el título de soldadura oxiacetilénica y estuvo trabajando en diversos talleres e industrias de Córdoba.

Más adelante se trasladó a Barcelona para trabajar en diferentes empresas del ramo de la construcción y del metal donde aprendió y se familiarizó con la obra y la maquinaria de elevación, camiones, grúas móviles y en especial con las grúas torre. De esta manera realizaba las tareas de montaje y mantenimiento en las grúas torre de su entorno laboral.

 

Después de unos años de experiencia como trabajador en la construcción y en el sector metalúrgico, Antonio Cerezo en 1977 se trasladó desde Barcelona a Lleida para ocupar una plaza que existía vacante como montador de grúa torre en una empresa de la zona que era distribuidora de la marca francesa Potain.

Estuvo trabajando unos años como montador y reparador ocupando prácticamente el puesto de encargado en esta empresa, hasta que decidió establecerse por su cuenta.

Y así, en Lleida, el 1 de agosto de 1980, nació esta compañía de la mano de Antonio Cerezo, iniciando su andadura como empresa instaladora de grúas torre, siempre con la ayuda de su esposa María Rodríguez Nevado que ha sido persona clave en cada suceso y logro de esta empresa por su apoyo incondicional a Antonio Cerezo y capacidad de trabajo anónimo que no secundario.

Antonio Cerezo comenzó montando las grúas de los clientes cuando aún no disponía de grúas propias de alquiler.

 

Vió la necesidad de ampliar el servicio a sus clientes con el transporte y adquirió el primer camión de la marca Pegaso modelo Comet en el año 1982, contando con una plantilla de dos trabajadores y consiguiendo ahora él la distribución y comercialización de la firma Potain.

En 1983 comenzó a comprar grúas de pocos tonelámetros para alquilar y no fué hasta 1985 cuando adquirió la primera grúa de grandes prestaciones de la marca Potain modelo 428 para la obra del Pryca de Lleida. Ya disponía de 2 camiones y 5 operarios en plantilla.

A partir de 1987 obras como los juzgados de Lleida o el complejo residencial de la cota 1.700 de Viella con 7 grúas alquiladas con sus 7 gruístas y un mecánico fijo en obra, eran la muestra de la consolidación de esta empresa como líder en el mercado de Lleida, abarcando también la zona de la franja de Huesca.

De esta manera Antonio Cerezo que se ocupaba del aspecto comercial y productivo y María Rodríguez al tanto de la administración de la empresa de manera exhaustiva y con un principio de prudencia siempre presente, fueron viendo crecer un modelo de empresa con una identidad propia, marcada por el estilo de trabajo de ambos, basado en la constancia, tenacidad y ética profesional.

Más adelante, la empresa se expandió hacia la provincia de Tarragona y, en 1993, dió el salto a Barcelona, instalando once grúas en la Plaza de las Glorias. A raíz de este hecho, se creó una empresa para atender el creciente mercado de Barcelona con Grúas Solerba, S.L. Asimismo, para potenciar la delegación de Tarragona, Montajes Cerezo, S.L. absorbió una empresa de la competencia de la zona, que le ayudó muy positivamente para darse a conocer y ampliar su mercado en esta provincia.

Desde 1981 esta entidad actuó como distribuidor para el alquiler, la venta, mantenimiento de la firma francesa Potain, hasta 1996 que por motivos de calidad de producto adquirió la distribución oficial de la marca alemana LIEBHERR para la zona de Catalunya.

Otra etapa de este proceso de expansión se dió con la ampliación de las instalaciones de Grúas Solerba, S.L., desde las existentes en Cerdanyola del Vallés desde 1996 a las actuales de El Papiol, inauguradas el 25 de noviembre de 1999 verdadero motivo de satisfacción para los responsables de la firma, puesto que suponía ver conseguido un nuevo objetivo propuesto.

Como otro objetivo propuesto y conseguido fue la creación el 1 de enero del 2000 de la empresa Grues Cerezo Andorra, S.L. para la comercialización y distribución de grúas LIEBHERR para el constructor andorrano donde consiguió su cota de mercado.

Es también por los años 2000 y 2001 que se abren las delegaciones de Girona y Reus en Tarragona ofreciendo una proximidad total al cliente constructor catalán sea donde sea allí que construya.

Actualmente esta entidad familiar que gerenta Antonio Cerezo, se encuentra en su segunda generación, que la componen los hermanos Miguel Cerezo Rodríguez (Ingeniero) y Loli Cerezo Rodríguez (Abogado), y que están integrados en la gestión de la empresa aportando nuevas ideas y modernización a la estructura creada por sus padres.

 

Es de esta manera que Grues Cerezo se consolida como una empresa líder en su sector y con uno de los parques de alquiler más extensos junto con su estrategia de proximidad al cliente puede ofrecer el mejor servicio posible.

"Y continuamos hoy con la misma filosofía de trabajo y espíritu de superación día a día, marcándonos y consiguiendo poco a poco pequeñas metas, poneniendo de manifiesto la madurez y eficacia en la comercialización y atención personalizada a nuestros clientes en lo referente a la grúa torre, y otra maquinaria de alquiler, intentando ofrecerle la mejor calidad de servicio".

Lleida 973 20 35 46 | Barcelona 936 73 20 11 | Girona 972 40 51 28 | Tarragona 977 30 05 76 | Huesca 974 47 42 56